Áncash: Exalcalde de Bambas es condenado a 8 años de prisión por peculado doloso

El exalcalde del distrito de Bambas, provincia de Corongo, Manuel Cirilo Paz Sánchez, fue sentenciado a 8 años de prisión, tras ser hallado responsable del delito de peculado doloso. La misma pena debe cumplir la extesorera, Juana Lucila Ruiz Llerena. La sentencia fue impuesta por el Juzgado Penal Colegiado Supraprovincial de la Corte Superior de Justicia del Santa.

Ambos sentenciados, fueron acusados de haberse apoderado de alrededor de 500 mil soles, que estaban destinados a la supuesta construcción de obras como: ambientes multiusos, una plazuela, construcción de la carretera de acceso a Santa Rosa, sistema de agua potable y alcantarillado, mantenimiento de carreteras, elaboración de estudios y perfiles.

Tras una pericia, se descubrió que ninguno de estos proyectos se realizó; pese a ello, el dinero asignado se gastó en su integridad por lo que el Ministerio Público concluyó en que existió apropiación del mismo por parte de los imputados.

Los egresos económicos, fueron justificados por Paz Sánchez y Juana Ruiz, presentando boletas y facturas de supuestos gastos corrientes indebidamente justificados, que no contaban con requerimiento del área usuaria ni certificación presupuestal.

Por estas razones, el Juzgado Penal Colegiado Supaprovincial de la Corte Superior de Justicia del Santa, los sentenció a 8 años de pena privativa de la libertad, como responsables del delito de peculado doloso en agravio de la municipalidad distrital de Bambas. La reparación civil se fijó en 65 mil soles.

En octubre del 2017, el exalcalde y la extesorera de Bambas, fueron condenados a 8 años de cárcel en un juicio que fue posteriormente anulado por la Sala Penal de Apelaciones, que ordenó un nuevo proceso penal.

Al igual que en aquella ocasión, la pena no se cumplirá de manera efectiva, sino hasta que la Sala de Apelaciones la confirme. Mientras tanto, ambos sentenciados deberán comparecer ante un juzgado todos los meses y cumplir con reglas de conducta.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *