Somos un país naturalmente en crisis

En alguna oportunidad me explicaron la diferencia entre Japón y el Perú, y lo hicieron mediante una analogía: Habían 2 baldes, ambos contenía cangrejos frescos, pero solo uno de ellos estaba tapado, entonces preguntaron, ¿Por qué uno de los baldes está tapado y el otro no, si ambos contienen lo mismo?; la respuesta fue la siguiente: el balde que está tapado contiene cangrejos japoneses, mientras que el que está libre contiene cangrejos peruanos. ¿Y cuál es la diferencia?, volvieron a preguntar, pues los cangrejos peruanos, cuando uno de ellos está por escapar, inmediatamente los que están abajo le jalan y evitan que escape; mientras que los cangrejos japoneses, cuando uno está por escapar todos los demás se esfuerzan para que este cangrejo logre su cometido.

Por ello, no es raro ver como la lucha de poderes, cada vez más, nos hunde en una crisis social y económica que tendrá como resultado, seguir siendo un país sub desarrollado.

Las últimas semanas hemos visto como desde diversas trincheras se ha venido atacando al Presidente de la República, Martín Vizcarra, buscando generar lo que en comunicación política se conoce como una CRISIS EXÓGENA, el mismo que tendría como resultado final una implosión política. Cuando hablamos de una IMPLOSIÓN, hablamos de una reorganización TOTAL dentro del Gobierno Central.

No es raro entonces, que congresistas, periodistas y representantes económicos hayan salido a atacar las acciones del Presidente de la República, no han cesado en su afán hacerlo ver como una persona “con miedo a gobernar”, “de incapaz” e incluso, algunos, lo catalogaron de posible AUTÓCRATA, entre otros adjetivos o etiquetas que tienen el mismo fin, sacarlo de la Presidencia.

La reciente crisis política, tiene su origen en el conflicto social por el Proyecto Tía María, la situación es clara, en los últimos 4 gobiernos, incluyendo el de PPK, el país ha afrontado una serie de conflictos sociales vinculados a la sector minero que tuvieron graves consecuencias mortales, todo porque a los expresidentes les faltó ponerse en el pantalón del pueblo; el Gobierno no puede desentenderse de los reclamos del pueblo, algo está fallando y no necesariamente esto viene de parte del Gobierno Central.

Repetiremos la tesis de la importancia de la COMUNICACIÓN para evitar conflictos; el Proyecto Tía María no cuenta con el certificado de aprobación social, el mismo que no se logra porque la empresa no ha realizado un adecuado trabajo de sensibilización y de socialización de los beneficios que la minería traería a este sector de la población y menos a socializado su plan de mitigación de riesgo ambiental.

De lo señalado líneas arriba, se puede deducir que la postura mostrada por el presidente Vizcarra fue la correcta, SUSPENDER TEMPORALMENTE la licencia mientras se buscan soluciones a la negativa del pueblo para aceptar el inicio de extracción de minerales; la inversión privada no puede pasar por encima de los interés del ciudadano, el país no se puede dar el lujo de seguir disminuyendo sus sectores agrícolas y ganaderos y más aún cuando la inversión privada, en el Perú, siempre es mal aprovechada por las autoridades de turno.

Esta crisis al parecer no afectará el nivel de aprobación del Presidente, Martín Vizcarra, más bien, aunque les duela a muchos, su postura lo hace ver como el único Presidente que se apuesto del lado del pueblo. El Presidente Constitucional tiene un buen colchón reputacional que le ha servido en esta oportunidad para no ver afectada su imagen, pero no se puede dar el lujo de seguir desgastando el mismo.

El País necesita no solo acciones momentáneas o reacciones, necesita que el Gobierno de turno aplique políticas macro que aporten al desarrollo sostenible, necesitamos que se vean políticas sociales más activas, necesitamos que siga impulsando la lucha contra la corrupción, así como insistir con la reforma políticas, pero para ello es importante que todos los Poderes del Estado se involucren en el mismo objetivo.

Los peruanos, especialmente los políticos, deben dejar de lado las mezquindades y pensar en el Perú, somos un país que no se desarrolla porque cada quien vela por sus intereses, porque los congresistas solo buscan bloquear las propuestas del Ejecutivo, porque a los empresarios solo les interesa su inversión y posteriores ganancias, porque estamos acostumbrados al sálvese quien pueda, porque no damos soluciones sino generamos problemas.

 

Jhon Rodríguez Cerna

Comunicador social, especialista en imagen y protocolo, docente  de la Unasam.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *