Manuelito Méndez celebra con gran entusiasmo fiesta del Carnaval Huaracino [CRÓNICA]

El Carnaval Huaracino de los últimos años se está manifestado de manera cada vez más fuerte en la región andina.

Son las 10:00 de la mañana y la población huaracina ya despertó. Manuelito Méndez realizó sus actividades cotidianas desde temprano para luego irse al cierre oficial del carnaval huaracino. Manolito es un niño muy pícaro natural de la región Áncash, tiene quince años y trabaja con su familia en el Centro Poblado de Pongor, cerca de Huaraz. Desde pequeño sus padres le inculcaron la costumbre de su tierra, por ello se siente muy identificado y asiste a las actividades de esta festividad con entusiasmo y jolgorio cada año.

Es 11 de enero, llegó el gran día, que da inicio al carnaval huaracino 2020, donde el Champi, Las serpentinas, los carnavalones, la magia y la alegría de los Huaracinos se da a conocer, así como nuestras ricas tradiciones, deliciosas comidas típicas y Manuelito no podía faltar. El entusiasmo lo aborda, pues desde que recuerda es su época favorita del mes.

Las tradicionales fiestas del Carnaval Huaracino, son una expresión genuina y popular, de la capital Ancashina.  Es una fiesta de pueblo, que contribuyó en algún momento, al desarrollo social de Huaraz, como un mecanismo de integración barrial y un espacio cultural   muy importante; para fortalecer nuestra identidad y el amor al patrimonio cultural de Huaraz.

El reloj marca las 10:00 en punto de la mañana y el sol está deslumbrando como nunca. Manuelito ya se encuentra en la Plaza de Armas de Huaraz (frente al Poder Judicial), aprecia una gran cantidad de vendedores ambulantes y personas asistentes al evento quienes apoyan a sus diferentes barrios, muchas de ellas sentadas y otras de pie. Él espera encontrar un buen sitio para apreciar la presentación de las 12 candidatas de cada barrio, escogidas por su belleza y coquetería característica de la mujer huaracina.

Ya pasó una hora y la espera parece interminable. El calor comienza a sofocar. Son las 11:00 de la mañana y algunas personas ya compraron sus raspadillas y cremoladas de maracuyá, mientras que otras personas van dibujando carteles con el nombre de su candidata favorita. Los cachetes pishposos y rosados de Manuelito ya empieza a notarse cada vez más rojizos, expresan el calor que tiene a causa del sol, pero no se da por vencido y continua con su larga espera.

El Patronato del Carnaval Huaracino y la Municipalidad Provincial de Huaraz, siendo las 12 del mediodía, dan inicio a esta ceremonia, dándole pase a las 12 señoritas huaracinas, quienes desfilan y se presentan usando vestidos cortos semiformales. Además, asiste la Miss Huaraz y la Miss Carnaval Huaracino 2019 para embelesar el evento. Los piropos no se hicieron esperar “guapas, bellas, preciosas” aclamaba el pueblo huaracino y Manuelito boquiabierto quedaba admirado de tanta belleza que había en un solo lugar. Terminada la ceremonia decide irse a casa.

Entre las actividades programadas se encuentra la elección y coronación de la reina del carnaval huaracino y la señorita simpatía 2020, donde las candidatas de cada barrio demuestran sus habilidades desfilando en bikini, traje de gala y tradicional.

Es 14 de febrero, el día del amor y la amistad, ya es casi de noche, las 6PM y toda la población huaracina se dirigen al Centro Cultural de Huaraz y Manuelito el día de hoy no va solo, va acompañado de su novia Silvia Huamán, quien también vive en el centro poblado de Pongor, se sientan en la primera fila, y observan a continuación todo el evento con gran entusiasmo. Ya es cerca de media noche y por fin dan los resultados de las ganadoras de este certamen de belleza huaracino. Manuelito no queda contento con los resultados, ya que la candidata no era de sus favoritas y además no sintió impacto con su presentación. Ahora se encuentra preocupado porque no sabe cómo regresará con Silvia a Pongor.

“Martes Guerra” como lo llaman en la zona andina, es el evento más esperado por los jóvenes huaracinos y turistas quienes buscan divertirse durante esta fecha, donde los recursos principales son el agua, talco, pintura y mucha diversión La población en general acata a esta festividad llena de color y tradición, todos los barrios sin excepción desfilan por las calles de Huaraz abarrotado de mucha gente, la avenida principal «Luzuriaga y la plaza de armas», son lugares donde se  aprecia con mayor claridad el famoso Martes Guerra.

Son las 9:00 AM del 25 de febrero y Manuelito se va al barrio de Shancayán, pues ahí lo esperaban sus amigos, por el camino lo intentan mojar muchas veces con globos y baldes llenos de agua, pero con mucha habilidad se salva y llega limpio a casa de su compañero. Por fin a las 10 AM sale con el grupo de jóvenes repletos de globos, baldes, pintura y hasta talco de todo color, no esperan más y se dirigen a la Plaza de Armas. Entre tanta diversión, donde nadie respeta a nadie y todos se mojan, ven a lo lejos a un grupo de adultos cargando cruces, Manuelito se pregunta qué significaba eso y si se trataba realmente de una tradición.

Las cruces del Carnaval son el fruto de la fusión entre la cultura occidental cristiana y la idiosincrasia andina. Es una manifestación cultural muy propia de los campesinos o lugareños que habitaban en diversos caseríos y comunidades de los alrededores de la ciudad de Huaraz. Las Cruces de Carnaval forman parte del auténtico sabor popular ancashino, pues esta maravillosa demostración de arte, belleza y religiosidad del hombre del ande; dentro de las festividades del carnaval, no se celebra en ningún otro departamento del Perú, solo en el de Ancash.

Manuelito se contagia de la música del lugar y acompaña a los mayordomos quienes llevan en hombros las cruces, por la Av. Luzuriaga y el Jr. Sucre, aquí es donde Manuelito observa el encuentro con las demás cruces escoltado de una banda de músicos que a compás de un huayno luce los pasos junto a todos sus compañeros.

Con el entierro y, en algunos casos, la incineración del Ño Carnavalón, finaliza en Huaraz el tradicional y popular carnaval, celebración del calendario festivo del Perú que derrocha y contagia el mayor alborozo y diversión. En coincidencia con el “Miércoles de Ceniza” del calendario cristiano, se despide al también llamado “Rey Momo” con un cortejo multitudinario en la que destacan las “viudas”, que son hombres y mujeres vestidos con túnica y mantilla de color negro, quienes lloran la partida del “soberano de la alegría y el entretenimiento”.

Es 26 de Febrero , las 2 PM y la población huaracina se encuentra al borde del Río Quillcay , este día Manuelito observa el entierro del famoso Rey Momo, un personaje que representa la fertilidad, y escucha el testamento picaresco y sarcástico del Ño Carnavalón, lo que le causa mucha risa al igual que todos los presentes. Después de escuchar el testamento, ve a lo lejos el desconsuelo de las viudas. Es así como Manuelito culmina esta celebración bailando lleno de júbilo y así se despide del carnaval hasta el próximo año.

“Huanchihualito, huanchihualon, vida de mi corazón huanchihualito, huanchihualon, vida de mi corazón, dale duro, dale duro, como al zapallo maduro, dale duro, dale duro, como al zapallo maduro” es la letra de una canción que acompaña a Manuelito al terminar un año más de la festividad del carnaval huaracino.

Por: Capo Méndez Carolina

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *