El círculo vicioso del gobierno de Morillo, por Rómulo Antúnez

No estamos seguros como Ancashinos, la razón por la que elegimos al Gobernador Regional, Juan Carlos Morillo, ya que como ser humano, profesional, político o líder de gobierno; no demuestra algo resaltante en cuanto la vida o la pura suerte y atrevimiento hizo que llegara a ser Gobernador de un departamento muy castigado en todo sentido.

Tampoco entendemos a nuestros paisanos que insistimos en el error y el masoquismo de tolerar la incompetencia, mucha mediocridad, corrupción y la falta de sentido común para desarrollar políticas públicas dirigidos a solucionar problemas o promover la economía y el empleo para los Ancashinos.

Estamos acostumbrados a construir canales de riego pero no a mejorar la producción agraria; construimos muchos colegios pero la educación es de mala calidad, ejecutamos obras de postas de salud y los Ancashinos están mal de salud porque los servicios son cada día peores, todos los meses inauguramos obras de agua y desagüe, pero la gente toma agua de mala calidad y se enferma del estómago con mayor frecuencia y gravedad; construimos parques bicentenario pero a los productores y comerciantes que ocupan las calles para venderle comida a la ciudad, generar empleo e ingresos familiares los tratamos como si fueran los peores delincuentes de la ciudad; es decir sólo nos gobiernan para reactivar el bolsillo de los empresarios amigos, para el figuretismo, la foto y contentar a algún funcionario nacional pasajero.

Es que las obras son muy rentables para los empresarios amigos, los hermanos, los funcionarios y el Gobernador o Alcalde; pero las políticas públicas requieren usar más y mejor el cerebro para visionar estratégicamente los cambios que un gobierno debe implementar, necesita mucha energía como líder y coordinador de otras energías, requiere mejor empatía con lo que la gente quiere en el momento y los sueños de las sociedades de largo plazo, como el en caso de CHINECAS, donde Morillo tiene la urgencia de gastar sus 200 millones en sus 3 años que le falta de gobierno y no visiona los próximos 200 años que debe proyectarse para el desarrollo agrario integrado de la costa de Ancash.

Morillo está encerrado en ese círculo vicioso, sin ideas ni capacidades, cada día más convencido de licitar las obras y enriquecerse, no está midiendo los problemas futuros que podría tener, sólo ha proyectado su estadía en el Gobierno Regional Ancash con mucha suerte para los 4 años, ya no le interesa los cambios y el desarrollo sólo quiere gastar el presupuesto público de Ancash en obras y si son sobrevaloradas mucho mejor, cada vez se queda más sólo o con personajes útiles para firmar y formalizar la corrupción y rodeado sobre todo de empresarios pirañas inescrupulosos que han encerrado a Morillo en ese círculo vicioso pestilente.

En fin; pocos Ancashinos nos indignamos, lamentamos, pero muchos insistimos en el error y nos hemos acostumbrado a ser tolerante con lo que tenemos y eso es preocupante, porque en los próximos años volveremos a lo mismo, a emocionarnos durante la etapa electoral y elegir a un caudillo que ha trabajado una organización política, una falsa personalidad mesiánica para ganar elecciones, pero ninguna o nula preparación y capacidad para gobernar.

 

Por. Ing. Rómulo Antúnez, especialista en Gestión Pública descentralizada.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *