La cultura en emergencia: propuestas de solución, por Omar Robles Torre / LA COLUMNA DE ABC

Estamos viviendo un momento difícil, el quehacer cultural se encuentra silenciado, las actividades artísticas, presentaciones de libros, funciones teatrales y talleres que se realizaban a lo largo del año están suspendidos por la emergencia sanitaria declarada en el Perú hace más de un mes.

Los creadores, promotores e involucrados en general en la actividad artística cultural nos hemos pronunciado respecto a este momento difícil, se han emitido sendos memoriales y se ha tenido conversaciones con algunos funcionarios del Ministerio de Cultura, pero todavía no se logra nada. Seguimos en espera de alguna decisión. Todos estamos perjudicados y queremos encontrar una solución al problema.

En este objetivo, he recogido algunas propuestas generadas en las reuniones organizadas por redes sociales; además, he leído con gran interés algunos memoriales redactados y firmados por actores y gestores culturales de nuestro país. Existen interesantes propuestas de solución en el corto y mediano plazo. Conozcamos cuales son estas:

  1. Pago de un bono de solidaridad o del bono que actualmente otorga el Estado a los trabajadores independientes.
  2. Entrega de canastas a los artistas.
  3. Gestión de préstamos a largo plazo, sin intereses, para financiar emprendimientos culturales que incluyan a los artistas y otros agentes culturales.
  4. Creación de concursos de estímulos con mayor accesibilidad y transparencia a nivel nacional, enfocados en la plataforma digital, adscritos a las áreas relacionadas al arte y la cultura.
  5. Activación de protocolos para usar los teatros y algunos espacios donde realizar funciones de corta duración.
  6. Programación de actividades virtuales.
  7. Capacitación a actores culturales en el manejo de las plataformas virtuales.
  8. Desde las plataformas digitales del Ministerio de Cultura, difusión de las actividades de los artistas.
  9. Adquisición de obras de arte (pinturas y esculturas) por parte de instituciones públicas y privadas
  10. Reorientación de las políticas culturales existentes.
  11. Elaboración de un plan de contingencia en el rubro artístico frente al momento que estamos viviendo.

Estas son algunas de las propuestas de modo general; tal vez existen otras, pero son las principales que he recogido para que las instituciones o las personas que toman las decisiones las tengan en cuenta y empiecen a trabajar con algunas de ellas.

Recientemente, en la celebración por el Día del Libro, alcancé algunas propuestas que se encuentran en mi fan page, Omar Robles Torre, que ahora comparto por este medio, sumadas a otras que han ido surgiendo de mi experiencia en la gestión pública.

  1. Que los libros se vendan en supermercados o tiendas de abarrotes, en coordinación con los propietarios; o reaperturar las librerías con los protocolos necesarios, pero que nuestro público vuelva a adquirir libros. La exigencia debe surgir de los colegios y universidades a nivel de los estudiantes. Y que en la adquisición de libros se priorice a los autores locales. La lectura es también, sin duda, una necesidad de supervivencia.
  2. En un trabajo conjunto entre el sector Educación (DREA, UGELES) y los escritores y artistas, elaborar productos culturales que sean difundidos en las redes sociales y/o medios de comunicación, en apoyo y fortalecimiento de la educación virtual, la cual se desarrolla en estos momentos en los colegios de todo el Perú. Estos productos, sin embargo, deben tener un costo que sea cubierto por el sector Educación; para ello, debe destinar parte de ese presupuesto que este año no utilizará en materiales de limpieza, infraestructura, conferencias y eventos. Urge aprobarse una directiva al respecto desde el Ministerio de Educación.
  3. La empresa privada debería apoyar en los costos de los productos de artistas y gestores culturales, previa presentación de proyectos.
  4. Las municipalidades y el gobierno regional deberían sumarse a esta iniciativa; aunque, en el caso de estos, en actividades de salud y medio ambiente, tendientes a fortalecer los mensajes que se necesitan conocer en la actual coyuntura. De lo que se trata es de alinear el tema cultural a las necesidades de las ciudades, su población y sus gobernantes.
  5. En un mediano plazo reflotar las actividades culturales proponiendo al Ministerio de Economía y Finanzas, con la asesoría del Ministerio de Cultura, un incentivo municipal a la difusión, rescate e investigación de contenidos artístico-culturales. Así, todas las municipalidades del Perú se encontrarían comprometidas a difundir sus actividades previa elaboración de un plan con su radio de acción en las plataformas digitales y medios de comunicación, donde participarían creadores culturales e investigadores de todas las áreas artísticas con el objetivo de que se subvencione su trabajo. Gracias a esto el artista no tendrá que estirar la mano y pedir algo por nada, sino que venderá lo que sabe hacer. Esto quedaría como un buen registro, ganaríamos un directorio cultural y un inventario tan necesario para articular el trabajo cultural en los distintos espacios del Perú.
  6. Respecto al libro, considero la modificación de los Planes de Libro y la Lectura, que se tienen presupuestados en las municipalidades, para aplicarlos en las redes sociales, plataformas digitales y medios de comunicación. Con un trabajo articulado se puede logar mucho en este rubro. (Elaboraré otro artículo sobre este punto).

El estar aislados no debe ser inconveniente para generar nuestras propuestas y desarrollarlas. Se requiere mucho compromiso de parte de las autoridades y en especial de los regidores de cultura.

En este momento difícil se necesita el aporte de todos y mucho compromiso; estamos viviendo una catástrofe mundial, similar a una guerra. El alma del ser humano está siendo afectada y debilitada por el encierro. Para curar está herida y restablecerla, se necesita urgentemente del arte y la cultura, sino las lecciones que estamos aprendiendo en este momento pasarán inadvertidas. Es hoy mismo que debemos impulsar estas acciones y creer que el cambio está en las personas y en su cultura; y todo, con el objetivo de seguir avanzando hacia nuestra supervivencia.

Por Omar Robles Torre

Periodista y promotor cultural

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *