Ancash, Lima e Ica contarán con un sistema de alerta de sismos para julio de 2021

El reciente sismo de magnitud 7.4 en México nos volvió a recordar la importancia de que el Perú cuente con un sistema de alerta frente a los sismos. El fuerte temblor en México ocurrió en el estado de Oaxaca, a 460 km de Ciudad de México. La alerta sísmica se activó en la capital azteca y permitió que la gente se pusiera a salvo. Fueron segundos valiosos que salvaron millones de vidas.

Ante dicho suceso internacional, las entidades integrantes del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (Sinagerd), entre ellos el Instituto Geofísico del Perú (IGP), se sentaron para evaluar la implementación de un sistema de alerta sísmica para nuestro país.

El proyecto tiene una duración de dos años y se espera que para julio de 2021 (en el bicentenario) ya esté instalado y funcionando este sistema en las regiones de Lima, Áncash e Ica, y para finales de ese año en toda la costa del Perú.

“Los sistemas de alerta sísmica son similares en su conceptualización y los aplican en México y China como referentes”, señaló en diálogo con Perú21, Hernando Tavera, jefe del IGP.

El Sistema de Alerta Sísmica en el Perú (SASPe) tiene un costo de S/40 millones. Para 2021, el IGP viene ejecutando un presupuesto de 9 millones y un monto similar lo tiene el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci). También apoya la Dirección de Hidrografía de la Marina de Guerra (DHN) y el Gobierno.

Los sensores serán colocados a lo largo de la costa, desde Tumbes hasta Tacna (106 sensores), algunos estarán en islas como Las Hormigas frente a Lima. La idea es acercarse lo más que se pueda adonde ocurren los sismos. En resumen, se tiene previsto colocar sensores en 10 regiones, 76 provincias, 669 distritos, con una cobertura para 18 millones 363 mil personas.

¿Cómo funciona?

Tavera precisa que el sistema SASPe no alerta la ocurrencia de un sismo. “El SASPe alerta sobre el tiempo en que tardará la onda sísmica en llegar de un lugar a otro para prepararse para cuando eso ocurra”, dijo.

Y pone un sencillo ejemplo: “Si un avión sale de Lima hacia Tacna, el avión eleva vuelo (ocurre el sismo), pasa por la torre de control y se confirma que el vuelo se inició con éxito (primer sensor detecta el sismo). A partir de aquí se estima el tiempo en que el avión pasará por Ica, por Arequipa, por Moquegua y su llegada a Tacna. Desde la torre de control de Lima se les avisa a los aeropuertos de Ica, Arequipa, Moquegua y Tacna las horas de llegada. Esta es la función de las sirenas. Así las personas sabrán o se prepararán para que el avión pase o para la llegada de las ondas sísmicas”.

Gráfica del proyecto del Sistema de Alerta de Sismos (SASPe) a implementarse en Perú.

Tavera señala que si el SASPe hubiera funcionado cuando ocurrió el sismo de Pisco, en agosto de 2007, la alerta se habría dado a Lima y la onda habría llegado en 40 segundos. “Es decir, la alerta avisaría a Lima con 40 segundos de anticipación. Cuanto más cerca estoy del epicentro del sismo, el tiempo se reduce y, cuanto más lejos estoy, el tiempo se incrementa”, remarcó.

El sistema de alerta es fundamental para un país como el Perú, ubicado en el Cinturón de Fuego del Pacífico, donde convergen las placas de Nasca y Sudamericana. Una actualización del escenario por sismo, tsunami y exposición en la región central del Perú señala que frente al departamento de Lima la aspereza tiene un área de 400 x 150 km2. El desplazamiento a producirse y la energía a liberarse podría dar origen a un sismo con magnitud igual o mayor a 8.8 grados, similar en tamaño al ocurrido frente a la zona costera de la ciudad de Concepción (Chile) en el año 2010.

Estamos advertidos.

Datos:

– El proyecto contempla cuatro fases. La primera es el conocimiento del riesgo. El IGP ya identificó las zonas frente a la costa del Perú, donde existe una alta probabilidad de producirse un sismo.

– La segunda es el monitoreo y vigilancia. Para ello se requiere de instrumentación sísmica distribuida en las cercanías de zonas de peligro por sismo.

– El tercer componente es la de difusión de la información, por sirenas, celulares. Y la cuarta es la de preparación de la población para el correcto uso del SASPe.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *