La Libertad perdió más de S/ 600 millones por corrupción

– Luego de tres días de reuniones con autoridades y supervisión de obras y servicios esenciales, el contralor general, Nelson Shack, culminó su jornada de Despacho Contralor en La Libertad y reveló que dicha región habría perdido más de S/ 600 millones en el 2019 debido a la corrupción y la inconducta funcional.

 

“El año pasado y sin pandemia, el Perú perdió S/ 23 mil millones y de ese total más de S/ 600 millones se perdieron en La Libertad, en las operaciones del Gobierno Nacional, Regional y Local. Ahora lo que estamos tratando de hacer es evitar, con nuestras intervenciones, que eso vuelva a suceder y hay evidencia empírica que, en situaciones de emergencia, la corrupción es mucho más grande”, afirmó.

 

Durante esta jornada, el contralor general indicó que en el marco de la Emergencia Sanitaria por la COVID-19 se emitieron más de 9,400 servicios de control, principalmente simultáneo, que están publicados en la web del máximo ente del Sistema Nacional de Control. Más de 530 corresponden a instituciones públicas de La Libertad.

 

En ese escenario, la Contraloría, a través de la Gerencia Regional de Control La Libertad, tiene previsto ejecutar alrededor de 60 auditorías en los próximos meses sobre casos con indicios de presuntas irregularidades en las diferentes entidades del Estado. En esa línea, Shack Yalta enfatizó que a partir del presente mes la Contraloría General impulsará acciones de control posterior a las intervenciones públicas en el marco de la Emergencia Sanitaria por la COVID-19 así como a otras obras, bienes y servicios de la región.

 

Otro de los anuncios fue que en abril del próximo año se desarrollará un Mega Operativo de Control Regional en La Libertad, con el cual se desplegarán cientos de auditores en todas las entidades públicas establecidas en la región, para evaluar y detectar casos de corrupción e inconducta funcional que hayan motivado perjuicios a las entidades y que hayan afectado las obras y servicios a favor de la población. “Esto significará la movilización de más de 400 auditores en la región de manera simultánea y despliegue de distintas actividades en materia de prevención y control”, acotó Nelson Shack.

 

Reuniones con autoridades

 

Como parte de la Jornada de Supervisión y Despacho Contralor en La Libertad, el Contralor General se reunió con el gobernador Manuel Llempén y consejeros regionales para exponer sobre la situación del control gubernamental en dicha región e informó que antes de fin de año culminará la absorción del Órgano de Control Institucional (OCI) del GORE y las 12 municipalidades provinciales, las cuales serán fortalecidas.

 

“Vamos a presentar una iniciativa legislativa para permitir que los recursos que se destinaban a financiar los OCI, que dependerán de la Contraloría, pasen a formar parte de un presupuesto especial que sirva para fortalecer las capacidades de fiscalización de los consejos regionales y municipales”, adelantó.

 

Ante los representantes del GORE La Libertad, adelantó que se realizará un servicio de control posterior a la contratación del servicio de alojamiento y alimentación temporal (hospedajes) para los ciudadanos que retornaban a la región provenientes de otras zonas, principalmente de Lima.

 

Posteriormente acudió a la Municipalidad Provincial de Trujillo para reunirse con su alcalde José Ruiz Vega y regidores, a quienes adelantó que se realizará un servicio de control posterior a la compra de pruebas rápidas de COVID-19 y determinar a los responsables de la pérdida de casi 2000 pruebas, lo que ocasionó una serie de denuncias de la opinión pública. En dicha entidad se tiene programado realizar distintas auditorías relacionadas, por ejemplo, a la adquisición de canastas básicas familiares para personas vulnerables, compra de máquinas compactadoras, entre otras.

 

Concentradores de oxígeno

La jornada permitió también que el titular de la Contraloría haga entrega, en calidad de donación, de diez concentradores de oxígeno al Arzobispado de Trujillo, los cuales tienen la capacidad de producir oxígeno medicinal durante las 24 horas del día y sirvan para la atención prioritaria de pacientes con COVID-19 en la región de La Libertad.

 

Comprometidos con la solidaridad entre peruanos en este difícil momento producto de la pandemia que afecta a todo nuestro país, los trabajadores de la entidad fiscalizadora superior aportaron recursos voluntariamente para concretar la donación de este tercer lote de concentradores, el cual se desplegó a la ciudad de Trujillo, capital de La Libertad, la región donde se reporta el índice de tasa de letalidad del COVID-19 más elevado en el país.

 

Los diez concentradores fueron entregados al presbítero Adolfo Guevara, Vicario General de la Arquidiócesis de Trujillo en representación del Monseñor Miguel Cabrejos, quien expresó la necesidad de contar con dichos equipos para continuar la ayuda y salvar la vida de los pacientes con COVID-19 que se encuentran en condición de tratamiento leve y moderado, en dos centros de salud ubicados en el distrito de La Esperanza.

 

Durante la entrega de la donación al Arzobispado de Trujillo, anunció que el aporte voluntario de más de 700 trabajadores de la Contraloría se extenderá próximamente a más regiones del país con la entrega de nuevos concentradores de oxígeno; pero también permitirá la adquisición y próxima instalación de una planta transportable que producirá oxígeno medicinal de alta calidad las 24 horas del día, para las atenciones médicas a fin de salvar vidas.

 

Supervisión de obras

Asimismo, Shack Yalta supervisó las instalaciones del Hospital Temporal COVID-19 “Ramón Castilla”, ubicado en el distrito de Huanchaco, luego de recibirse muchas denuncias públicas sobre dicha infraestructura y verificó que pese a tener capacidad para atender a pacientes en 100 camas, la capacidad real es menor debido a la falta de equipos y profesionales de la salud.

 

El titular de la Contraloría recordó que dicha infraestructura fue implementada por la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, con la cual tendrán una serie de reuniones de trabajo para ver la forma de optimizar esta y otras infraestructuras hospitalarias similares en otras regiones.

 

Provincia de Gran Chimú

En su tercer y último día en la región La Libertad, el Contralor General, Nelson Shack llegó hasta la provincia de Gran Chimú y sostuvo una reunión con el alcalde provincial, Juan Iglesias Gutiérrez y los regidores de dicha comuna.  A la vez supervisó dos obras emblemáticas y sensibles en la provincia referidas al Mejoramiento del Servicio de Transitabilidad de la Carretera entre los caseríos de Pampas de San Isidro y Chuchulac, así como la obra para creación de Defensa Ribereña en los puntos críticos para el río Chicama.

 

Durante la reunión con las autoridades de la Municipalidad Provincial de Gran Chimú, el Contralor General hizo énfasis al proceso de absorción y fortalecimiento del Órgano de Control de dicha municipalidad, el próximo despliegue de múltiples servicios de control concurrente a obras públicas ante la evidencia del deterioro o incumpliendo de los proyectos de inversión. Por otro lado, anunció el desarrollo de programas para fortalecer el conocimiento y las capacidades de fiscalización y gestión pública que de manera virtual desplegará la Contraloría General a través de la Escuela Nacional de Control, extendiendo la invitación a los regidores y funcionarios de dicha comuna.

 

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *