Escolares usuarios de Qali Warma disfrutan galletas con cereales

Niñas y niños de instituciones educativas públicas de Apurímac, Huánuco y Cusco ya disfrutan del consumo de galletas con cereales como parte de sus desayunos escolares. Este alimento para estudiar y crecer forma parte del servicio alimentario del Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma, del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), con el objetivo de contribuir en la mejora de la atención en clases, la asistencia escolar y los hábitos alimentarios.

En esa línea, el programa Qali Warma ha distribuido 91.71 toneladas de galletas con cereales. En el departamento de Cusco los colegios públicos recibieron 54.3 toneladas; a Huánuco se le distribuyó 31.5 toneladas y a Apurímac, 5.91 toneladas.

En el caso específico de las galletas con cereales, cada 30 gramos que contiene un paquete, aporta 137 kilocalorías de energía, 4.2 g de grasas, 22.1 g de carbohidratos, 2.7 g de proteína y 90 mg de sodio.

Consumir este alimento para estudiar y crecer disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares, pues este cereal contiene antioxidantes que reducen la inflamación crónica asociada con enfermedades diversas como problemas cardiovasculares y la diabetes.

Asimismo, su alto contenido de fibra ayuda a facilitar el tránsito intestinal, disminuyendo así la posibilidad de estreñimiento. También controla el hambre y peso, pues la fibra soluble de la avena atrae agua, aumentando así su viscosidad y volumen en el intestino. Esto ralentiza la digestión y la tasa de absorción de nutrientes, lo que a su vez aumenta la saciedad.

Es un cereal con alto contenido de proteínas de origen vegetal, bajo en grasas saturadas y libres de colesterol y grasas trans.

La distribución de este alimento para estudiar y crecer se encuentra en progreso a través de las unidades territoriales. Además de galletas con cereales, también se entregaron galletas con kiwicha (20.8 toneladas) a colegios de Pasco, Áncash y Lima y Callao, y galletas con quinua (38.97 toneladas) a escuelas de Apurímac, Pasco y Áncash.

De esta forma, durante el año escolar se ha programado distribuir 336.37 toneladas de los diversos tipos de galletas, incluyendo integrales.

Como todos los productos del programa, las galletas son sometidas a rigurosos controles de calidad e inocuidad. Además, se elaboran de acuerdo a las especificaciones técnicas exigidas por la autoridad sanitaria, en consonancia con la Ley de Alimentación Saludable (libres de octógonos).

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *